Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» holas
Dom Ene 04, 2015 8:37 am por Quail

» hola soy nuevo
Mar Oct 29, 2013 2:47 pm por DarkSoul

» Video Hack room Pokemon Black Dark
Dom Sep 29, 2013 3:49 pm por Lionheart23

» Hola gente
Dom Sep 29, 2013 3:48 pm por Lionheart23

» Hola a todos ^^
Dom Sep 01, 2013 4:47 pm por Gakuko Kamuri

» Holis!!
Dom Jul 07, 2013 6:45 am por Demian Kamichi

» Ficha de Demy
Sáb Jul 06, 2013 8:20 am por Demian Kamichi

» Hello
Sáb Jul 06, 2013 7:59 am por Demian Kamichi

» hola a todos
Sáb Jun 22, 2013 10:02 pm por ryoma

Estadísticas
Tenemos 71 miembros registrados.
El último usuario registrado es nachoius.

Nuestros miembros han publicado un total de 1192 mensajes en 208 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Mar Ene 15, 2013 1:15 am.
Visitas
contador de visitas
Afiliados






Crear
foro
Crear
foro
Crear
foro

Crear
foro

Historia Navideña de Quail

Ir abajo

Historia Navideña de Quail

Mensaje por Leaf el Jue Ene 03, 2013 2:06 pm

Historia Navideña



Cuentas las antiguas leyendas que antaño la navidad no existía, que solo era una época donde el frío traía nieve y venticas, que arrasaba las cosechas y hacia perecer a la gente. Una época sin esperanzas, sin nada que te motivase a luchar.
Muchos me preguntan a mi, sabio y anciano por el origen de tal festividad, pero siempre les contesto que no se puede explicar tal acontecimiento si no conocemos a Nick… Probablemente ahora os preguntéis por el, pues tranquilizaros que escucharéis pronto su historia… seguramente hasta resulte que lo conocéis más de lo que os pensáis ahora…

Nick nació hace siglos y siglos, es imposible calcular cuantos, ya que nadie puede asegurarlo con certeza… pero si sabemos que nació en la región de Johto , o lo que fuese antaño.
Nació en el seno de una familia adinerada, sin problemas de ningún tipo, y Nick, de la misma forma creció. Encerrado en su gran caserío, Nick vivió ignorando el mundo exterior, apenas relacionándose y viviendo con no más compañía que su padre, y su madre. Su padre, importante comerciante amasador de grandes fortunas deseaba de su hijo un futuro similar, mientras que su madre, quería verlo crecer como sacerdote y sanador pokemon. Sin embargo, Nick no deseaba nada de aquello. Cada día observaba el exterior desde su ventanal, observando a los humildes trabajadores sufriendo para ganarse el pan de cada día, y ver la luz del alba un día más, mientras que el lo poseía todo lo que cualquiera podría desear… excepto la felicidad, y es que en un mundo rodeado de miseria, ¿qué ser insensible podría hallar la felicidad?. Aquella era la pregunta que acosaba al joven todos los día.

Nick no tuvo amigos, su único compañero, era el pokemon que le habían asignado con el objetivo de divertirle. Era un joven Delibird de carácter bonachón, y bastante torpe. Más de una vez lo habrían puesto en libertad por sus innumerables meteduras de pata, pero Nick lo impedía. Aquel Delibird empezó a apreciar tanto a Nick, como este lo apreciaba a el, convirtiéndose prácticamente en uno solo.

A la vista del resto del mundo, Nick lo tenía todo, pues, ¿qué más se podría pedir?. Dinero, salud y gente que lo quiera. Claro, que la gente en esa época con tales privilegios se podrían contar los los dedos de una mano…

Pero todo cambió de nuevo en una noche de invierno, un extraño forastero hizo acto de presencia en el lugar, trayendo consigo nada más que una atroz enfermedad, y al cabo de un mes, solo un cuarto de la población tanto humana como pokemon logró sobrevivir, y en apenas ese tiempo, Nick huérfano quedó.
Al observar la atroz escena que ocurría a su alrededor, decidió donar todos sus bienes a los demás habitantes del lugar, otorgándoles una pizca de esperanza tras ver pasar la muerte de tan cerca. Lo único que conservo Nick, fue una tira de papel en la que se podía leer “repartir felicidad”, que le recordaría al pequeño cual sería su objetivo a partir de entonces.

Nick junto a Delibird decidió abandonar el lugar, en busca de la felicidad, fueron largos años en los que aquel pequeño niño, se convirtió en adulto, y tal y como deseaba su madre, Nick ingresó en una orden sacerdotal que adoraba al creador del universo, Arceus, al mismo tiempo, se especializó en la sanación de Pokemons, de forma que ayudaba a los demás a ser felices.
Un día un extraño Pokemon fue encontrado, parecía dormido, y no despertaba de ninguna forma posible. Nick le cuidó y protegió mientras permaneció dormido. Tantos años fue que hizo esto, que Nick envejeció, y cuando estaba al borde de la muerte, el Pokemon despertó, y observó a su cuidador, y al Delibird que juntó a el se encontraba.
El Pokemon pájaro, miró al que se acababa de despertar, y al mirarle con aquellos ojos bonachones, el Pokemon recién despertado entendió lo que quería, y cumplió su deseo, y Nick se despertó, al mismo tiempo, que aquel Pokemon cumplió también el deseo que llevaba intentando cumplir Nick desde que era pequeño. Repartir felicidad.”
- Y esa fue la última vez que Nick vio a Jirachi - concluyó en anciano con cierto cansancio.
Los niños que se encontraban sentados alrededor contuvieron el aliento intrigados, pero el anciano no dijo nada más. Uno de los pequeños levanto la mano y sin esperar preguntó.
- ¿Y qué tiene que ver Nick con la Navidad?
El anciano sonrió, y se rasco la larga barba blanca que poseía mientras intentaba recordar el resto de la historia.
- A partir de ese año, se rumorea que Nick, o Nicolás, que era su nombre completo, desapareció de la orden sacerdotal. También se sabe que aproximadamente en esa época apareció un personaje peculiar que cada 24 de diciembre, repartía regalos a todos los niños de la Tierra, todos conocéis como se le llama… Santa Claus… San Nicolás… - dijo lentamente el este dejando que los pequeños dedujesen por ellos mismos -. La época en la que Santa Claus repartía regalos, fue convirtiéndose en una época de solidaridad, alegría, y felicidad, donde todo era posible… A esa época se la llamo Navidad.
Los niños abrieron la boca sorprendidos, y luego aplaudieron al unísono al conocer el final de la historia.
- Ahora… ¡Todos a casa!, y que Santa Claus os traiga muchos regalos. - dijo el anicano ,mientras abría la puerta y lo niños iban saliendo uno a uno.

Cuando el último de ellos salió, el anciano cerró la puerta, y se dirigió hacia su dormitorio. Una vez en él, abrió su cómoda y extrajo un gorro rojo, que se colocó sobre la cabeza, sacando también un traje del mismo estilo.
- Es curioso… - dijo el anciano, mientras un Delibird entraba en la habitación con una montaña de regalos - , de que forma interpretó Jirachi nuestros deseos… Estar juntos siempre, con vivir el mismo tiempo que el mundo sea mundo juntos… y repartir felicidad, con tener la capacidad de poder entregar juguetes a todos los niños del mundo… Es increíble lo que pueden hacer los deseos. - concluyó este, mientras terminaba de abrocharse los botones de su traje.
El anciano ayudó al Delibird a cargar los regalos, y saliendo por la puerta trasera, los dejo sobre el carro del que iban atados un grupo se Sawsbuck. Tras montarse los dos en el carro, echó una última mirada a su cabaña, y al tirar de las cuerdas que ataban a los Pokemon, estos empezaron a caminar, y a levitar, dispuesto como cada 24 de Diciembre, a repartir felicidad.

_________________

Estimados Usuarios
Cuando soliciten un pokémon salvaje en su rol, una revisión de ficha o una revisión de rol para aprendizaje de movimiento hagan click en este botón -> para así agilizar nuestra moderación Very Happy
Gracias por su atención ^^


avatar
Leaf
Administrador
Administrador

Mensajes : 236 Pokédolares : 3155 Reputación : 3
Fecha de inscripción : 14/12/2012
Edad : 28
Femenino

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.