Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» holas
Dom Ene 04, 2015 8:37 am por Quail

» hola soy nuevo
Mar Oct 29, 2013 2:47 pm por DarkSoul

» Video Hack room Pokemon Black Dark
Dom Sep 29, 2013 3:49 pm por Lionheart23

» Hola gente
Dom Sep 29, 2013 3:48 pm por Lionheart23

» Hola a todos ^^
Dom Sep 01, 2013 4:47 pm por Gakuko Kamuri

» Holis!!
Dom Jul 07, 2013 6:45 am por Demian Kamichi

» Ficha de Demy
Sáb Jul 06, 2013 8:20 am por Demian Kamichi

» Hello
Sáb Jul 06, 2013 7:59 am por Demian Kamichi

» hola a todos
Sáb Jun 22, 2013 10:02 pm por ryoma

Estadísticas
Tenemos 71 miembros registrados.
El último usuario registrado es nachoius

Nuestros miembros han publicado un total de 1192 mensajes en 208 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Mar Ene 15, 2013 1:15 am.
Visitas
contador de visitas
Afiliados






Crear
foro
Crear
foro
Crear
foro

Crear
foro

La próxima vez, a quedarse callados(?)

Ir abajo

La próxima vez, a quedarse callados(?)

Mensaje por Verdana el Mar Ene 15, 2013 10:42 pm

Recuerdo que en esa mañana podía ver… el bosque, el bosque tan hermoso y lleno de árboles, el aleteo de los Pidgey… todo era muy claro. Hasta que pasó, solo puedo recordar una gran sombra atrás de mi, y su respiración profunda y enojada, esos ojos verdes que me miraban fijamente, furiosos… Solo tenía 5 años… Pero creo que ya sabía que no podría seguir, esa bestia me miró y me atacó con sus garras hasta dejarme casi inconsciente en el pasto, me estrellé con un árbol y pude ver que preparaba otro ataque para mi. Cerró los ojos tomando aire, antes de que me dejara caer solo pude ver una sombra que entorpeció un poco el ataque de esa gigante criatura y fue todo.

Al despertar podía recordar solo fragmentos de lo que había ocurrido, todo pasaba en mi mente como imágenes incompletas ya, me sentía mejor pero aún adolorida y con ganas de volver a casa, abrí mis ojos y me cegó el brillo que pasaba a través de los árboles, aún era de día, y entonces otra sombra me asustó… Si, era un pequeño gusano, que me miraba con sus enormes ojos negros, olfateó con su nariz mi brazo y me meció un poco, al parecer ella también se encontraba herida, y caminaba apenas a su ritmo sin dejar de mirarme.

“Gracias Caterpie” Fue todo lo que pude decirle al pensar que fue ella quien me ayudó, aún así no era del todo lógico que tan pequeño pokémon pudiera con una bestia tan grande y poderosa, quizá terminó ahí solo por coincidencia, pero se que a pesar de ser tan pequeña, ella cuidaba de mi… Volví a mi casa como pude sin poder explicar lo de mis heridas y mi ropa rasgada, aún así me atreví a regresar al bosque. Nunca me volví a topar con esa criatura, pero esa oruguita siempre me esperaba para jugar conmigo, aún hasta ahora, creo que nos hemos vuelto inseparables sea lo que sea que haya ocurrido ese día, sigo pensando que fue ella quien me salvó.

Al terminar de salir de sus pensamientos, la joven seguía mirando el cielo tupido con ramas y hojas, se recostó de espaldas en un árbol y se sentó sobre el pasto, para luego sonreír muy tranquila.

¿Realmente estaré haciendo bien en llevarte conmigo? — Preguntó en voz alta mirando al vacío.

La Oruga que en ese momento reposaba sobre su hombro, somnolienta agitó la cabeza y siguió descansando.

Como si fueses a decirme que no —Sonrió la puso entre sus brazos— Eres la cosita mas bonita que he visto — La estrujó un poco — Solo que ahora que estamos aquí… No sé… ¿Qué es lo que se supone que debo hacer? — Preguntó esto último muy confundida.

La entrenadora solo se puso de pie con la oruga en brazos, y caminó hacia la salida del bosque para dirigirse a su casa, en lo que pensaba que hacer ahora que pensaba en convertirse en entrenadora.

Era cuando muchas cosas pasaban por su mente, peleas, medallas y mas peleas, mas pokémon todo se hacía una revuelta en su cabeza, iniciar no es tan fácil como dicen algunos.

Ten cuidado, si nos ven estamos muertos — Se escuchó una voz casi murmurando en un callejón.

Ya lo sé, no seas gruñón si vuelves a gritarme te irá muy mal — Le respondió al parecer un compañero metiendo muchas Pokebolas en un camión.

¿Qué están haciendo ustedes ahí? — Se acercó la joven con la oruga en brazos a preguntar de forma prepotente — ¡Respondan! — La oruga frunció el seño mientras rugía.

Maldición, ¡Te lo dije! — Gritó fuera de control uno de los tipos dejándose ver, con un uniforme negro y una R roja en el pecho.

¿Quiénes son ustedes? — Preguntó un poco temerosa la muchacha al ver al otro enmascarado.

Creo que te metiste con las personas equivocadas — Respondió el segundo uniformado muy tranquilo.

Si se entera que estamos robando se lo dirá a alguien — Se desesperó el compañero y soltó la mercancía.

¿Estaban Robando? — Retrocedió un paso.

¡Imbécil! — Pateó a su compañero y lo empujó a la cabina — Ahora tendré que hacerme cargo de ti — Corrió hacia la niña con una soga.

¿Qué? — Reaccionó inmediatamente y se tiró a correr lo mas rápido que pudo con el Caterpie aún en sus manos — ¡¿Por qué tenía que abrir mi boca?! — Gritó asustada.

¡Ven aquí no te escapes! — Se detuvo agotado al verla alejarse y sacó su Pokebola lanzándola al cielo — Zubat, sigue a esa mocosa, que no se te escape — Giró viendo al camión con su compañero adentro acercándose — ¡Apresúrate tarado! No le pueden decir a la Policía — Corrió hacia el camión y entró a la cabina muy rápido.

La entrenadora corría lo mas rápido que podía sin detenerse, tratando de encontrar a algún oficial en el camino, pero para mala suerte estaba muy lejos de la estación y solo le quedaba correr, Caterpie aún era salvaje y era muy débil para pelear con el Zubat que las perseguía, era un caso perdido intentar luchar.

Sin dejar de correr Zubat y el camión la alcanzaron acorralándola.

¡Aléjense de mí o gritaré! — Se aferró a su pokémon muy fuerte.

Supersónico — Murmuró tranquilo el uniformado.
La joven ni si quiera pudo gritar y al igual que la oruga cayó en el piso muy aturdida sin poder mover un músculo, mientras que Caterpie con el poco sentido que tenía embestía al aire muy confundida.

Tómala y métela al camión, no necesitamos soplones, y mas vale que te pongas a rezar si alguien nos vio será tu culpa, y la ira del jefe caerá sobre ti, así que deshazte de esa muchacha — Se subió a la cabina del camión para esperar a su compañero quien obedeció la orden mas calmado — “Estúpidos novatos” — Resonó en su mente.

Arrancaron el carro con la joven dentro, Caterpie se la pasó dando inútiles embestidas a todo lo que encontraba sin controlarse, hasta que cayó inconsciente del cansancio, al calmarse la entrenadora hizo muy ruido con esperanza de llamar la atención, pero no tenía ni idea de donde la habían llevado ni en que lugar se encontraba, por lo que no tenía las mejores esperanzas… Todo era muy oscuro, con ese molesto ruido de motor viejo alterando sus pensamientos, hasta que se detuvo al igual que el vehículo.

Mmm… —Tomó a Caterpie en brazos y se aferró mucho a ella esperando a que abrieran la puerta.

Bien mocosa, somos piadosos así que te daremos una oportunidad y te dejaremos ir, sabemos que serás una buena niña y no volveremos a verte en lo que te reste de vida, de lo contrario, esto será un paraíso comparado con lo que te puede ocurrir — La tomó bruscamente del cuello y la lanzó sobre unas bolsas de basura que estaban cerca.

Au… ¡Ten mas cuidado! — Gritó adolorida.

No creo que estés en posición de ponernos exigencias — Le arrebataron al Caterpie de las manos.

¡Déjenla es mía! ¡NO LA TOQUES! —Suplicó apunto de llorar.

¿Qué crees que podemos hacer con este gusano inútil? ¡NADA! —Tiró al pokémon al suelo como cualquier cosa — Antes que preocuparme por esa basura, te recomiendo que busques como sobrevivir —Rió y subió al camión alejándose muy rápido.

Caterpie… ¿Estás bien? — La cargó en brazos notándola muy herida— Ugh… No lo creo… Tengo que llevarte a un centro pokémon pero… —Miró a su alrededor mirando casas totalmente desconocidas— ¿Dónde estamos? — La oruga se agitaba muy adolorida suplicándole ayuda — Mmm No, no importa tengo que buscar ayuda — Se puso de pie y corrió a donde su instinto le llevara.
avatar
Verdana
Entrenador Principiante
Entrenador Principiante

Mensajes : 6 Pokédolares : 130 Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/01/2013
Femenino

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La próxima vez, a quedarse callados(?)

Mensaje por Verdana el Miér Ene 16, 2013 12:03 am

Corriendo por la mitad del pueblo no encontró nada mas que casas y tiendas cerradas por la hora, no tenía ni la menor idea de donde se encontraba, se quedó parada buscando a su alrededor.

Esto no puede ser posible, Caterpie resiste un poco mas — Acarició a la oruga.

Yo me encargo — Le mostró una súper poción apareciendo prácticamente de la nada.

Gracias… —Solo pudo extender sorprendida sus brazos dejando a ese extraño ayudar a su compañera — Se lo agradezco mucho — Hizo una reverencia cuando este terminó.

Ahora dime, que pasó, ninguna de las dos se ve en buen estado —Observando los golpes que la chica tenía.

Unos idiotas que me trajeron hasta aquí... ¿Me puede decir que lugar es este y como puedo regresar a Ciudad Verde? — Preguntó muy seria.

Mmm ¿Ciudad Verde? —Rió a carcajadas— Lo siento niña, ese lugar está al otro lado de la región, creo que tu jugaron una broma muy sucia — Se cruzó de brazos quitándose el sombrero cuya sombra cubría su rostro.

¡¿Región?! ¿Dónde rayos estoy? — Tanto ella como el pokémon se alteraron.

Zaurak… En Región Zaurak, Kanto se encuentra al otro lado — Le señaló el vació— En este momento estás en Pueblo Gliese.

¿Cómo puede decirme tan tranquilo que me dormí todo el viaje hasta aquí? — Tomó al anciano del cuello de su camisa y comenzó a mecerlo sin control — No tengo ni una sola forma de comunicarme con mi familia, ni como regresar a mi casa ¡Por favor ayúdeme! — Le gritó en la cara de una forma exagerada.

Ya basta — El viejo retrocedió perturbado— Niña comprendo que estés asustada, pero el pánico no es la forma de…

Pánico tu… — La oruga la interrumpió con un gruñido haciendo que se calme — Ah… Lo siento señor — Hizo una reverencia — Pero no se que haré ahora, supongo que viajar hasta Kanto... si claro...—Miró el horizonte.

Pero es muy peligroso que andes por ahí sin ningún pokémon, y creo que ese Caterpie es salvaje ¿No? — Se inclinó a mirar mas de cerca a la oruga.

Lo es, pensaba en atraparla, pero pasó ese odioso incidente… — Desvió la mirada del señor muy enojada.

Te propongo algo, estoy haciendo una investigación pokémon, pero con tantas cosas que debo hacer no me doy tiempo para hacerla yo mismo — Se rasca la cabeza— La verdad es que ya tengo muchísimos ayudantes, pero nunca sobran — Rió un poco.

¿A qué se refiere? — Lo miró confundida al igual que la oruga.

Por qué no vienes a mi laboratorio y te lo explicaré mejor — Le sonrió nuevamente con comprensión.

Eh… — Lo miró muy dudosa.

Ah claro, lo siento Me llamo Samuel Oak jovencita — Le extendió la mano— Soy un investigador pokémon, también me encargo de ayudar a los entrenadores novatos de esta región un pokémon para que puedan iniciar su viaje a cambio de que ellos me apoyen con mis investigaciones.

Yo me llamo Verdana — Le extiende la mano para finalizar el saludo — Gracias por ayudarme Profesor Oak.

Ambos se fueron hacia el laboratorio del anciano, Verdana se quedó a pasar la noche ahí hasta que en la mañana ya estaba lista para empezar su viaje de retorno a casa, pero claro no se le ocurrió usar el teléfono para llamar a sus padre, pero bueno… Cosas que pasan (¿)
avatar
Verdana
Entrenador Principiante
Entrenador Principiante

Mensajes : 6 Pokédolares : 130 Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/01/2013
Femenino

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.