Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» holas
Dom Ene 04, 2015 8:37 am por Quail

» hola soy nuevo
Mar Oct 29, 2013 2:47 pm por DarkSoul

» Video Hack room Pokemon Black Dark
Dom Sep 29, 2013 3:49 pm por Lionheart23

» Hola gente
Dom Sep 29, 2013 3:48 pm por Lionheart23

» Hola a todos ^^
Dom Sep 01, 2013 4:47 pm por Gakuko Kamuri

» Holis!!
Dom Jul 07, 2013 6:45 am por Demian Kamichi

» Ficha de Demy
Sáb Jul 06, 2013 8:20 am por Demian Kamichi

» Hello
Sáb Jul 06, 2013 7:59 am por Demian Kamichi

» hola a todos
Sáb Jun 22, 2013 10:02 pm por ryoma

Estadísticas
Tenemos 71 miembros registrados.
El último usuario registrado es nachoius

Nuestros miembros han publicado un total de 1192 mensajes en 208 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 20 el Mar Ene 15, 2013 1:15 am.
Visitas
contador de visitas
Afiliados






Crear
foro
Crear
foro
Crear
foro

Crear
foro

Donde comenzaron los problemas

Ir abajo

Donde comenzaron los problemas

Mensaje por Plushy el Mar Ene 15, 2013 5:31 pm

Nunca he sido una persona con grandes expectativas en la vida, vamos, encontrarse tesoro con el valor suficiente como para no volverse a preocupar por el dinero en la vida me parece una meta muy modesta ¿a ustedes no? ok, tal vez ambiciono un poquito pero ¿a quién realmente no le gustaría tener una vida tranquila con todas las comodidades del mundo? Un día salí a perseguir ese sueño y terminé justo como me encuentro ahora: atada de brazos y piernas, golpeada y camino a sabrá Arceus donde acusada por un crimen que no cometí ¡créanlo, de verdad no he sido yo! No es fácil creerle a alguien que miente casi todo el tiempo y que por culpa de ello terminó cayendo en un grupo delictivo… pero esta vez digo la verdad.

Oh, por cierto, creo que he olvidado presentarme. Mi nombre es Plushenka Keyfinder aunque la gente insiste en llamarme solamente Plushy… ¿Qué nunca has oído hablar de mí? Bueno, creo que debes salir un poco más seguido ya que los Keyfinders somos gente que siempre da bastante de que hablar; verás, provengo de una reconocida familia de cazatesoros, se dice que ancestros míos tuvieron alguna vez en sus manos joyas tan valiosas como la gema de la vida o el trofeo del antiguo señor de pokeatlantis. Todos mis parientes son aventureros por excelencia por lo que solemos andar dispersos la mayor parte del tiempo, excepto en las muy raras reuniones familiares donde todos cuentan sobre los tesoros que han conseguido y las cantidades insanas de cerveza que han bebido. Somos algo así como piratas de tierra.

¿Ladrones? No… no exactamente: Un ladrón común y corriente busca poseer objetos por el valor monetario, nosotros buscamos aquellos tesoros que sean casi imposibles de conseguir por el mero hecho de, bueno… que son difíciles de conseguir. Aunque debo aceptar que nunca he congeniado con esa pauta de la familia, la retribución monetaria es algo muy importante si deseas tener una buena vida.

Eh… creo que me desviado mucho del tema… como les decía, la mía se ha vuelvo un infierno desde hace poco más de un año, ¿cómo es que todo terminó tan mal? Creo que ya voy recordando…

...Todo comenzó por culpa de ese pokemon…

Otra cosa que he olvidado mencionar es que los Kenfinders nos ganamos nuestra fama no sólo por hacernos de tesoros muy valiosos, sino porque lo hemos hecho a base de nuestras habilidades, es decir, no usamos pokemons como herramientas. ¿Qué mérito tiene hallar un templo en medio de la jungla mandando a un pidgeot a buscarlo desde el aire y a un ursaring a saquearlo?

¡Ay de mí por ser la rebelde de la familia! ¡Sí, todas mis desgracias comenzaron el día que encontré a ese maldito pokemon! ¡Y peor aún... cuando se me metió esa idiota idea de querer ser entrenadora!

Ese día no dejaba de llover…
avatar
Plushy
Entrenador Principiante
Entrenador Principiante

Mensajes : 18 Pokédolares : 290 Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/01/2013
Edad : 28
Femenino

Ver perfil de usuario http://neorockettodan.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comenzaron los problemas

Mensaje por Plushy el Mar Ene 15, 2013 8:18 pm

El cielo se caía a pedazos, el agua caía tan duro que era como una especie de cortina, y si eso no era lo bastante malo, estar en ese momento en medio de un bosque durante la noche sí que lo era.
Así era como se encontraba Plushy.
Llevaba horas perdida en el bosque a las afueras del pueblo Gliese, no es que el lugar fuera demasiado grande, pero la falta de visibilidad y de habilidad para distinguir un árbol de otro hacía que perderse fuera inminente
Maldición, así nunca encontraré ese lugar… achú… diablos, estoy a punto de resfriarme.
Llevaba un buen rato bajo las ramas de un árbol que si bien era frondoso no evitaba que el viento le pegara de lleno en la cara. Miró hacia arriba y notó a lo lejos un débil resplandor, en principio pensó que se trataba de un relámpago pero la luz no se desvanecía… debía ser algo más.
La chica de esponjado y ahora mojado cabello corrió hacia la luz que poco a poco iba cobrando mayor intensidad. Pronto estuvo lo suficientemente cerca como para ver de dónde venía, la ventana superior de una pequeña mansión en mal estado sobre una pequeña ladera que sobresalía en la parte norte del pueblo.
Tal vez ese era el lugar.
Se rumoreaba que por esa zona existía una entrada hacia un conducto de cuevas subterráneas y si eras lo suficientemente listo como dar con el lugar y sortear los peligros que ahí aguardaban… ¡Bingo! Un tesoro único en su tipo.
Aunque en ese momento sólo pensó en resguardarse de la lluvia.
Subió por un árbol cercano y saltó con facilidad la reja. Corrió la entrada principal pero el portón principal tenía un gran candado y aunque no lo tuviera, las puertas parecían pesar una tonelada. Optó por terminar de romper una ventana y entrar.
Parece que nadie ha estado aquí en siglos, no puedo evitar el escalofrío pero al menos aquí estaré seca… diablos no veo nada. — Sacó un encendedor que volvió a guardar en cuanto vio la decoración del lugar.
Una sombra la asechaba a lo lejos
Comenzó a recorrer el lugar buscando algo con que secarse, subió por las escaleras y comenzó a inspeccionar los cuartos.
La sombra cada vez estaba más cerca
Creo que con la colcha servirá. —Caminó hacia la cama, y el suelo comenzó a crujir como una bestia.
Estaba detrás de ella
Fue lento, paso a paso y el crujir de la madera resonaba con más fuerza
Casi la tenía… la criatura acercó su lengua y…
El piso se vino abajo.
Tanto Plushy como la criatura no pudieron evitar pensar ¡maldición!
avatar
Plushy
Entrenador Principiante
Entrenador Principiante

Mensajes : 18 Pokédolares : 290 Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/01/2013
Edad : 28
Femenino

Ver perfil de usuario http://neorockettodan.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comenzaron los problemas

Mensaje por Plushy el Mar Ene 15, 2013 9:15 pm

Tras recuperar el conocimiento, se quitó los escombros de encima y notó que aquello no era un sótano, al parecer la mansión había sido construida justo debajo de la entrada que estaba buscando. Si ignoraba el resfriado, podía considerarlo su día de suerte.
Avanzó por la galería valiéndose de un pedazo de madera, una sustancia lechosa del piso y su encendedor para construir una rudimentaria antorcha. Ninguna cueva es una verdadera cueva si no estaba plagada de zubats y ahí había a montones, uno incluso se atoró en su cabello, pero nada que no le hubiera pasado antes. El final del túnel era un callejón sin salida, o eso aparentaba ya que agudizando el oído se podía por una especie de ráfaga de viento. Saltó entre una formación rocosa para poder llegar al techo y así confirmo sus sospechas, venía del otro lado. Buscó en su mochila pero nada, al parecer había gastado casi todas sus provisiones en llegar hasta la región.
Le vino una idea a la mente. Tomó una piedra y la aventó hacia donde todos los zubats se encontraban colgados.
—¡Hey cretinos! Que poca cosa son para ser una plaga, hasta un bidoof es más molesto que ustedes. —Y les aventó la antocha.
Los pokemons furiosos lanzaron un ataque de ultrasonido hacia donde ella se encontraba, rápidamente cogió algo de musgo y como pudo intentó usarlo de tapón de oídos. Las vibraciones fueron lo suficientemente fuertes como para agrandar la grieta y hacer ceder el muro de piedra.
Había funcionado esa parte del plan, pero ahora ¿cómo le haría para enfrentarte a cientos de pokemons molestos? Afortunadamente la “señorita brillante” no tuvo que esforzarse mucho para planear una solución porque al instante los pokemons huyeron como pudieron.
Vaya, eso sí que no me lo esperaba.
De nuevo sintió algo a su espalda.
Algo me dice que no debo mirar atrás.
Aun así lo hizo y…
¡Crash! el impacto fue tan fuerte que golpe quebró el piso, apenas y pudo esquivarlo. Se trataba de un dusknoir usando puño sombra. El pokemon le pareció enorme (porque ella era algo bajita) y bastante más rudo que todo a lo que había tenido que enfrentar en ese momento. La sensación de pánico la invadió y pensó en echarse a correr, pero antes que sus piernas reaccionaran notó un pequeño resplandor tras el pokemon, ahí debía encontrarse el tesoro.
La vida era importante, porque era lo único no negociable que tenía… pero una vida llena de lujos lo era más. Suspiró.
Como pudo se lanzó al costado del pokemon para rodearlo y aunque era lento logró asestarle un buen golpe que la mandó directo contra la pared. La herida no fue nada grave, al menos no más que la del orgullo, así que de nuevo se lanzó pero esta vez aprovechó lo patinoso de la cueva para deslizarse por debajo del pokemon, antes de que pudiera darse cuenta donde estaba tomó el pequeño cobre y se escondió detrás de unas piedras. Al darse la vuelta el pokemon quedó confundido y comenzó a inspeccionar el lugar. Aprovechó el momento de confusión para darse a la fuga, por desgracia el que el lugar estuviera inundado por agua se convirtió en arma de doble filo y dusknoir pudo identificarla por el sonido, así que usó una poderosa bola sombra que la hizo caer. El impacto la dejó inmóvil en el piso y antes de que pudiera reaccionar el pokemon abrió la boca de su estómago revelando un agujero negro que comenzó a succionar todo en el lugar, la succión fue lo suficientemente fuerte como para levantar a Plushy.
Cerró los ojos y pensó que ese sería el final de su viaje y de su muy “humilde sueño”. De pronto, una serie de flamas fueron absorbidas por el pokemon causando que este cerrara el agujero, Plushy cayó en mojado al piso nuevamente (no fue en secó porque aterrizó en un charco). Apenas y se pudo dar la vuelta para ver a un litwick frente a ella.
La diferencia de tamaño entre ambos pokes era abismal y por un momento el dusknoir pareció burlarse de eso.
—¡Oye grandote, no te burles de los que estamos enanos!­— dijo sintiéndose ofendida.
La llama de la velita creció considerablemente y el resplandor morado parecía incomodar mucho al guardián espectral. Su debilidad era la luz. Y ella se hubiese dado cuenta de eso si no hubiese tirado a antorcha a lo idiota con los zubats ¡Brillante, Einstein!
Dusknoir retrocedió y se disolvió en los claroscuros de la cueva.
Uff, una más de la que me salvo, y el cofre no sufrió daños, bien, supongo que debo agradecerte o algo así… eh…
Litwick se dio la vuelta y su rostro no era el de un amigable pokemon que te dice “oh de nada, estoy para servirte” y la llama comenzó a arder en un tenebroso violeta.
Plushy comenzó a sentirse débil y sin ánimos, al parecer la única razón que tuvo para salvarle la vida de dusknoir era para tener que cenar. Y no se sintió tan ofendida, de haber podido, ella hubiese hecho lo mismo. Pero no estaba dispuesta a convertirse en la comida de emergencia de ningún pokemon y debía pensar rápido, pero la falta de energía le nublaba la mente.
Sitió con más fuerza el frío del agua… ¡esa era la clave! Con la poca fuerza que le quedaba usó su ataque de salpicadura para dejar casi extinta la llama del litwick (que irónico, acababa de salvarle la vida el movimiento más inútil de la historia) y aprovechando se alejó lo más que pudo.
avatar
Plushy
Entrenador Principiante
Entrenador Principiante

Mensajes : 18 Pokédolares : 290 Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/01/2013
Edad : 28
Femenino

Ver perfil de usuario http://neorockettodan.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comenzaron los problemas

Mensaje por Plushy el Mar Ene 15, 2013 10:02 pm

Caminó hasta que no pudo más y perdió el conocimiento cayendo al riachuelo de la cueva. Para su buena suerte el agua no era demasiado profunda y la corriente era lo suficientemente fuerte como para arrastrarla. Cuando recuperó el conocimiento se encontraba justo del otro lado de la ciudad, al parecer la cueva se trataba del manantial donde nacía el rio de ciudad Gliese. La siesta obligada le hizo recuperar las fuerzas… y la avaricia.

—¡El cofre! ¿Dónde está?

No se había percatad que lo tenía en brazos

—Ah… menos mal…

Intentó abrirlo como toda persona civilizada… estrellándolo contra el piso. Una, dos y en la tercera las bisagras salieron volando. ¿Se trataba de un metal muy raro? ¿O de un artefacto de alguna extinta civilización? Era… era…

—¡Un libro! ¡Arriesgué el pellejo por un maldito libro! ¡Y ni siquiera tiene incrustado rubies o algo así, maldita sea! Espero que al menos tenga escrito algo en un idioma raro para vendérselo a algún coleccionista.

Para su asombro, el libro solo tenía hojas amarillentas sin nada escrito.

—¡¡PERO CON UN… AHHH!!

Lo arrojó con todas sus fuerzas hacia su espada pero el libro no cayó sin antes estrellarse con algo.

—Lick lick!

Volteó y ahí estaba el litwick

Pegó el grito en el cielo.

—¡TÚ… CASI ME MATAS! LARGO LARGO LARGOOOOO

El pokemon puso una cara muy triste, como a punto de llorar

—Ah no, te equivocaste de persona, esos trucos baratos no funcionan en mí porque yo soy quien se los suele aplicar a los inútiles… ¡y yo no soy una inútil!

El pokemon se acercó a ella e instintivamente cerró los ojos pensando que la atacaría, pero no fue así, recogió el libro y se lo entregó. Confundida lo tomó y notó algo: La portada del libro tenía unas extrañas hendiduras, tenía ocho muescas.

—Qué raro, parecen ser hechas a propósito, como para poner algo, pero ¿qué?

Siguió observando la forma, pero seguía sin saberlo.

—Alguna vez mi abuelo me habló de libros mágicos que no revelan su contenido hasta que no es conjurado un hechizo o es colocado en algún altar antiguo, pero al parecer también existen aquellos a los que debe colocársele amuletos mágicos, tal vez sea de esa variedad. Ah, que dilema, si intento vender esto así no me darán ni un pan duro, así que supongo que debo buscar esos amuletos, pero ¿dónde buscar si ni siquiera sé cómo son? Y las respuestas no me van a caer del cielo.

En ese momento un chico aterrizó sobre ella. Y antes de que pudiera quejarse al respecto, un voltorb le cayó justo en la cara.

—Cielos, ese ataque de autodestrucción sí que es potente.

—¡Óyeme grandísimo animal! que es eso de andar cayendo en la gen…—Notó que el chico llevaba una gran mochila consigo con él… tal vez con comida.

—¡Oh un ángel que cayó del cielo! —dijo con un tono muy fingido.

—Lo siento, espero no haberte causado daño, estaba probando mi nuevo ataque para el próximo gimnasio pokemon.

Vaya cosa, un entrenador pokemon, qué desperdicio de vida eso de andar por ahí coleccionando medallitas que no valen más de 5 duros en el mercado negro.

—Mira, tengo dos medallas.

El chico le mostró las chapas que llevaba orgullosamente dentro de su chamarra.

—Las… las formas…

Tomó el libró y notó que dos de las muescas eran idénticas a las formas de las medallas. Antes de que pudiera hacer otra cosa el voltorb se acercó rodando hacia su entrenador.

—Bien, sigamos practicando.

Y el pokemon volvió a explotar mandándolo a él y a su entrenador bien lejos.

—Eso… fue… raro… ¡ah y ni siquiera tuve tiempo de robar… pedirle prestadas sus medallas!

Pero sí había dejado olvidada su mochila ¡premio de consolación! Corrió a inspeccionarla y…

—Basura, basura… no hay nada de valor ni comestible aquí dentro, sólo 6 pokebolas, una poción y unas bayas, ah, hoy no será mi día.

Sólo había dos maneras de conseguir esas medallas: ganándolas legalmente viajando por toda la región venciendo a los líderes de gimnasio… o robándolas. Y Plushy como alguien de principios, no iba a deshonrar la ley familiar de no usar pokemons.

Así que tomó la mochila y se encaminó hacia un sendero que decía Ruta 1. Y el litwick la siguió.
avatar
Plushy
Entrenador Principiante
Entrenador Principiante

Mensajes : 18 Pokédolares : 290 Reputación : 0
Fecha de inscripción : 12/01/2013
Edad : 28
Femenino

Ver perfil de usuario http://neorockettodan.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comenzaron los problemas

Mensaje por Red el Mar Ene 15, 2013 10:04 pm

Tu Rol cumple con los requisitos debidos para el comienzo de tu aventura, puedes continuar hacia la Ruta 1, muy bien hecho =)

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Estimados Usuarios Cuando soliciten un pokémon salvaje en su rol, una revisión de ficha o una revisión de rol para aprendizaje de movimiento hagan click en este botón -> [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] para así agilizar nuestra moderación [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Gracias por su atención ^^
avatar
Red
Administrador
Administrador

Mensajes : 331 Pokédolares : 4745 Reputación : 7
Fecha de inscripción : 14/12/2012
Edad : 26
Masculino

Ver perfil de usuario http://rolpokemon.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comenzaron los problemas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.